esen

LIBRA, CALIBRA, WHAT ELSE?

Dra. María del Carmen Pastor Sempere - Universidad de Alicante

 

Libra es una stablecoin respaldada por una cesta de monedas y activos. Lo realmente interesante de Libra es que estará respaldada por diferentes divisas internacionales que garantizan su estabilidad, algo que le diferencia de las ya tradicionales criptomonedas. El sistema de pagos está soportado por la tecnología Blockchain. Ello permite un sistema en el que el software puede registrar, liquidar y compensar los pagos sin necesidad de los tradicionales sistemas interbancarios. Con este sistema de anotación en cuenta descentralizado, que supone Blockchain, evitamos el doble gasto. Eso es lo realmente interesante, porque ya no necesitamos las cuentas bancarias, ni bancos, para transferir valores monetarios……”dinero”, de una forma segura, confiable y legal.

Lo realmente significativo es que estaremos ante la primera emisión de dinero electrónico (en nuestro país regulado por la Ley 21/2011, de 26 de julio) “Tokenizado”, a escala global, y dentro del marco legal. Facebook, en Europa es una Entidad de Dinero Electrónico (EDE, en adelante), domiciliada en Dublín, cuenta con el llamado pasaporte comunitario para operar en Europa. Mucho vendrá desvelándose a lo largo de los próximos 5 años, periodo tras el cual el sistema de Libra se abrirá. Pero para poder operar en Europa Facebook ya cuenta con Entidad de Dinero Electrónico y licencia para operar, puesto que existe reserva de actividad. Calibra es la encargada de realizar el onboarding  process financiero, y cumplir  AML/KYC KYC y AML – acrónimos de Know Your Customer (conoce a tus clientes) y Anti-money Laundering (prevención de blanqueo de capitales)- según las Directivas europeas AMLD5 y PSD2 -Directiva de la (UE) 2018/843 del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la prevención de la utilización del blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo, y la segunda de servicios de pago aprobada en 2015 en la Unión Europea-. En realidad, las limitaciones podrían venir desde el punto de vista del Derecho de la competencia, por la posición de dominio que puede llegar a tener en el mercado de medios de pago, o hipotéticos actos de competencia desleal.

Con Libra Mark Zuckerberg plantea, por tanto, una globalización de los pagos por internet que, sobre todo, será útil para esos millones de personas que no tienen cuenta bancaria pero sí son usuarios de WhatsApp y Facebook. Libra es para todo el mundo, “vivan donde viva y tengan o no tengan cuenta bancaria”, declaran fuentes de la red social a EFE. Pero, sobre todo, es una moneda digital que podría estandarizar y simplificar las transacciones financieras, en el marco de un sistema abierto, e  inclusivo. Debe destacarse, que Calibra lanzará un wallet digital que será accesible mediante WhatsApp y Messenger, aunque aseguran que la intención es irlo ampliando a otros portales propios como Instagram y Facebook. También saldrá una aplicación en 2020 para Android e iOS.

La eficacia que puede llegar a tener Libra hace pensar que será adoptada y generalizada en la nueva economía. Al margen de algunas de las aplicaciones ya conocidas de Blockchain en el sector financiero y medios de pagos, como las criptomonedas y los Security Tokens (ICOs, STO…..etc.), debe destacarse que, como ya señalé en el Foro Suma de 7 de junio de 2019, Libra no guarda similitudes con ellas.  La expansión de la tecnología vendrá de la mano del dinero electrónico tokenizado, y la posibilidad de incorporar derechos a títulos-valores (por ej. Promesas de pago), gracias a la literalidad y unicidad que permiten los Gemelos Digitales.

Aunque en esencia la tecnología que lo soporta es la misma, Libra lo hace en una nueva red Blockchain con su propio lenguaje de programación “MOVE”. MOVE, pese a que aún se está ampliando y definiendo, es un lenguaje más moderno y completo que solidity (Ethereum) lo que permitirá “SMARTER CONTRACTS”. Libra nace dentro del actual marco legal y cumpliendo sus requerimientos. Los pagos en los contratos inteligentes, son ahora con Libra pagos “de verdad, en moneda de curso legal”. Creo que a quién va a sustituir Libra es al actual dinero bancario, no al bitcoin.

A diferencia de muchas criptomonedas cuyos valores fluctúan con base en la especulación, Libra tiene el respaldo de una reserva de activos. Libra tiene su Reserva para “preservar el valor de la moneda”. En su página especifican que “cada moneda Libra estará respaldada por un conjunto de activos estables conservados en la reserva”. Siguen señalando en su web oficial, “Es parecido al modo en que se introdujeron otras monedas en el pasado”. También se indica que, el consejo designado por la Asociación Libra será el encargado de evitar la fluctuación del valor de la moneda. Debemos entender que el dinero y los activos que la respaldan, son custodiados, vigilados y supervisados.

De momento, es pronto para saber cuál será su valor y su equivalencia con otras monedas, pero podría llegar a adaptarse a valores como el del dólar o el del euro. Tal y como aclaran en su web, cuando se lance se podrá comprar “mediante plataformas de cambio que incluyan Libra o a través de apps que se desarrollen a partir del blockchain de Libra, incluidos los wallets (“carteras digitales”) y otros productos y servicios financieros.

Pero las implicaciones son más profundas. Puede aflorar flujos de comercio gigantescos de  personas que no disponen de cuenta bancaria, y  un nuevo ecosistema monetario. Un nuevo orden despúes de Bretton Woods. Una divisa Global tokenizada, recordando al  BANCOR, propuesta de Lord Keynes, -con la tecnología de hoy-, y que perdió frente a la conocida del nortamericano White. Veremos cómo reacciona el Fondo Monetario Internacional, y si los Bancos Centrales emiten su propia moneda tokenizada, y cómo se controla la oferta monetaria.

Christine Lagarde, directora del FMI, admitió que las criptomonedas han sacudido el orden financiero global establecido. Por este motivo, las CBDC -las monedas digitales emitidas por bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés)- fueron un tema de interés en las Reuniones de Primavera, que se celebraron  en Washington DC del 8 al 12 de abril de 2019. Actualmente más del 90% de los euros que existen lo son sólo como saldos, o sea sólo cifras en los ordenadores que se generan cuando el banco concede créditos y se retiran de circulación cuando los prestatarios pagan su deuda (dinero bancario/la reserva fraccionaria/multiplicador del dinero). La idea de CBDC es hacer circular una moneda directamente emitida por el Banco Central. La provisión de pagos se desvincularía de la provisión de crédito y, según esta lógica, se señala que se evitaría la mayoría de las crisis bancarias.

En definitiva podemos concluir que estamos ante un nuevo ecosistema monetario (como ya adelanté en anteriores escritos sobre la materia) donde convivirá el dinero de curso legal emitido por una cooperativa de empresas privadas no bancarias (yo las denomino CoopTech), y el tradicional emitido por los Bancos centrales,  comerciales (cada vez menos), y EDEs. También veremos desaparecer el efectivo tal y como lo conocemos (papel moneda y monedas), y surgir el nuevo efectivo digital, y resurgir los grupos de sociedades por coordinación.

Pero, además de la tecnología es clave una Gobernanza que soporte la infraestructura tecnológica y su mantenimiento. Veremos si Libra lo consigue y tal y como asegura a EFE “para que una divisa global tenga éxito, no puede estar controlada por una sola entidad y aún menos por una entidad comercial como Facebook. Facebook tendrá voz en la asociación como todos los otros miembros”.

Nuestro sistema capitalista, nuestro mercado se encuentra ahora ante el mayor reto jamás conocido en su historia. Detrás hay un cambio de paradigma, y en ello ha sido determinante el cambio en la Gobernanza.  De una Gobernanza consorcial típica, a un nuevo modelo cooperativo inspirado en su diseño en los siete principios de Alianza Cooperativa Internacional (ACI).